8 ene. 2008

Práctico Nº 1

El efecto vacío
Sumerjamos dos cuerpos en deseo. Se desplaza un volumen igual a la masa de los cuerpos y el nivel de deseo aparece como directamente proporcional a la misma.
Saquemos uno de los cuerpos.
Para nuestra sorpresa vemos que el nivel de deseo no se modifica.
Es entonces que, por deducción, se aprecia que uno de los cuerpos aportaba vacío. El cuerpo que queda sumergido en deseo puede sufrir modificaciones por esto que llamamos “efecto vacío”.
Sumerjamos el cuerpo que experimentó el “efecto vacío” en alcohol.
Obtenemos un nivel de deseo variable en muestreos sucesivos.
De esto se deduce que un cuerpo sometido al efecto vacío, lo arrastra consigo (para evidenciar esto es que se usa la “prueba del alcohol”).
Tomemos el cuerpo que quedó fuera del deseo.
Si se sumerge en otro deseo, sucede lo que al principio. Con esto se demuestra que el cuerpo que aportaba el vacío, en realidad, no se lo lleva consigo. Con esto tenemos la “paradoja del vacío” (también llamada en forma coloquial: “efecto bolero”).
Hay quienes proponen como resolución a esta paradoja que los cuerpos aportan deseo, no vacío. La pregunta es: qué pasa con el deseo que deja de existir. ¿No queda ahí un vacío? Y si hay vacío ¿como aparece el deseo?
Si realizamos la “prueba de corroboración forzada”, lo podemos ver. Si sumergimos nuevamente los cuerpos iniciales en deseo, vemos que éste no se desplaza a los niveles detectados al principio. El vacío sigue estando. Ergo: lo que sale del vacío no es lo mismo que lo que sale del deseo.
Generalmente se apela a la “prueba de la reiteración real”. Se vuelve a sumergir en alcohol al cuerpo sometido a la “prueba del alcohol”. Con esto se obtienen niveles de deseo aún más variables (“efecto de impregnación del vacío”). Si repetimos la secuencia de pruebas un número suficiente de veces, se puede terminar obteniendo niveles nulos de deseo con niveles crecientes de vacío.
Si luego de agotado el deseo y maximizado el vacío, se vuelve a sumergir en deseo a éste cuerpo, con otro cuerpo distinto del anterior, el vacío desaparece (“paradoja del deseo”, llamada coloquialmente “la muerte del arte”).
Algunos autores definieron el arte, a partir de esto, como “la paradoja que une el vacío con el deseo”. Título grandilocuente para mi gusto. Aunque en realidad “mi gusto”, no importa. En realidad estoy esperando a ver qué prueba me toca ahora.

Un día llegué al bolero
Desde una paradoja
De la prueba del deseo

6 comentarios:

Manuela dijo...

No me ha quedado muy claro este galimatías, posiblemente porque tras haber acabado mi
jornada laboral y haber cerrado la contabilidad del pasado año, tengo mi cerebro
plano a todo aquello que no sean "habas contadas".
El tema en si tiene fondo, a veces tanto que ni uno/a misma llega a vislumbrarlo, bien por propio temor de ver que es lo
que refleja ese fondo, bien por propia incapacidad para discernir algo más allá de nuestras propias narices.

Sea cual sea la circunstancia en la que uno se encuentre es gratificante saber que somos
seres anhelosos de deseo, que este es un potente motor de vida y que aún nos queda mucha por delante.
No tengo ni idea de si te he respondido peras cuando tu hablabas de limones.

Aprovechando el mensaje te diré que me pareció interesantísimo el post sobre el monopolio de google y que he escrito una
entrada no muy lograda sobre él.
La base fundamental para que la libertad de expresión y pensamiento no pueda ser manipulada es que no esté sujeta a
ningún interés económico, político o religioso. Me dejó alucinada la página de noticias de google cuando quiere justificar su
"negocio de expansión" diciendo que "su misión es organizar la información mundial"(su misión, como si se tratara de un
mandato divino).

No te sulfures demasiado con el tema y tengamos confianza en el ser humano. Somos cómodos pero no nos gusta que nos
tomen por idiotas, y hay mucha gente paciente y aparentemente sumisa con el sistema delante de cada teclado.

Marcelo Escobal dijo...

Gracias Manuela por el trabajo de la lectura y el comentario. Como advertí en un post anterior, la lectura aislada no iba a tener mucho sentido (y la lectura completa tampoco). Se trata de una secuencia de cosas que escribí hace un tiempo y que se enlazan con otras cosas posteadas antes. Es más una documentación de un estado de ánimo previo que un aporte a la comunidad blogger.
Gracias de nuevo.
ME

ralmablogarte dijo...

Así a blogte pronto, de su primera secuela y como yo fui formado en la escuela del profesor Ralmante Salaminado, me subrayo su frase:
"el cuerpo así sumergido en deseo..."
Y en consecuencia con el método del recurso aceptado por mi maestro, de empezar siempre por los efectos y sus causas a la vez, me estrenaré con varias preguntaciones de segundo grado acerca del efecto vacío -ut supra-.
¿Qué hay del deseo que se modifica tanto que se nos escapa de nuestra probeta, digo mas, de nuestro deseo de experimentar con dos cuerpos inmersos en deseolina, se auto-or-raniza, se autodesimplica de sus implicantes y saltando en la noche deja la cubeta brincando cual rana que se auto-raniza y se sumerge en cualquier pipeta o tanque del laboratorio según le venga a su nuevo modo de ser deseante o sencillamente va y cambie su lugar y ocupa con una risita de tebeo el lugar que en principio desplazó su masa, mas no siendo el mismo que lo precedió...
Segunda de la TERMO-RANÁTICA:
¿Hablamos del vacío al nivel del mar –efectos ultravioletas- o en su estado bruto esto es aquel en el cual su factor densidad de vacío equivale en un campo virtual al de masa en deseo real (en tiempo y en espacio)?
Mas ¿cómo hablar de un deseo real en su acto –y por tanto cumplido-,si el deseo es potencia, esto es hibridatio de fantasma y presencia?
Ejemplo en tres estados que se alteran por atraparse:
¿Cuales son los valores de efectividad modificativa o en qué modo varían los indicadores de modificación de la masa sólida –el grano- por vía cafetera condensado en vapores y las sub- cadenas de aromas sometidos al efecto vacío? ¿Cuáles son los UMBRALES del valor DE CAMBIO de deseo para ser
mutativo DE CAFÉ EXPRESO AL DE PUCHERETE?
Desde Ralmediterráneo: CON HUMOR por secuela,
cordis-locus-loci, le saluda cordialmente,
Matías Galli, RALMANTE SALAMINADO.
Un abrazo.
Brilllantemente ablogado, pareces en forma.
¿Qué escuchabas del amigo Robert Fripp?
S.R.
(EL SAR DE LAS RISAS)

Marcelo Escobal dijo...

Ralma!
Como aclaré antes, estos posts van a ir pagando sentido (no creo que cobren sentido) a medida que se vayan acumulando.
De Fripp escuchaba un trabajo que hizo con Brian Eno llamado "Equatorial Stars". Unos buenos muchachos.

ralmablogarte dijo...

Gracias ppor lo Equatorial stars. Intentaré encontrarlo.
Son solo bloguerías lo que acá te mando.
¡Qué final mas total, lo del bolero¡
¡RECHAPÓ¡

Seguié alimentando mi historial: al fin y al cabo, esto es algo así como mover ficha, mostrando juego, sabiendo de antemano que estás fichado y que eres ficha de otro juego: o tengo coherencia y sigo jugando a mi pequeña herejía final para abrir juego (algo asi como el catarillo que aún siendo consciente de la trama y sabiéndose batido de antemano, ello no obstante, salía a por mas leña y mas estopa en plan Herejote Cátaro –con la gran rebaba de grandísimo tonto que esto implica, lo confieso, pero es así que me he crecido)-
O tengo coherencia y hago mutis y de la red me piro en caída libre llevando conmigo la parte que quede a salvo, la carpetilla de mano con mis futuras confidencias, mi gallimática aporía de siempre, il mio canto e algún tratado de perspectivas desde el trampolín de una cima en el sermón de la montaña, con la respuesta a la saeta de Miles Davis que como saeta (copla corta cantada ante un trono de los pasos cofradieros de la semana santa de mi tierra gitana, es una sagitta que flecha el corazón: una primicia, que espero quede registrada en mi historial de historiales: por primea vez en la historia de las saeta, un servidor canta esa saeta en latín. Aquí no vine a saldar, sino a regalar ideas al supremo compiuter de compiuteres, y lo hago con un talón de regalo de i-tunes QUE NO HE PODIDO USAR porque se me demandó completar un cuestionario con datos personales que no tengo porqué regalar, o porqué ocultar, o porqué reiterar, si ya acaso están “historiados”, o sencillamente porque no tengo ya la vista ni los humores para leerme la letra pequeña del itún-contrato: en todo caso, ni la publicidad –que cobra fuerza de ley- escrita y expuesta en dípticos en el estan de los grandes almacenes en que la aboné, ni el documento de venta, indican en ningún caso que para “validar” o “canjear” el vale por música haya que para previamente por el fielato y soltar datos (algo así como un semáforín sorpresa o luz de control añadido del patio de la puerta de entrada al gran Store: soy un pequeño gran tonto, y en mi tontitud he decidido no hacer uso del vale –pueden ver que lo que digo es cierto, l.es dí en emilio las claves de ese vale que prefiero guardar, habida cuenta que sin pagar en moneda puedo tener gratuitamente –en patrón moneda hablando- música de blues a su través de su atunes para el ipod.de mis viajes en el autobús urbano y en tren de cercanías. (el ipod como yo, está apuntado a los bajonazos de energía, tal vez por lo machacado de las recargas de enrergía que llevan nuestras pilas). (Desde que tengo un ipod, por cierto, la juventud rapera del barrio del domingo me adora¡
Además, lo luciré con orgullo infantil en el cuarto de los juguetes de mi novela de amor –al capítulo cuarto- titulada: “Cuando tú seas yo”
(cien elogios desde la esquina próxima al huerto de la esquina donde hoy hicieron un hiper-store, a tiro de ojo, que no haya que adentrarse mucho en la calle de la feria: mientras mas me acerco a la tecno-pólis mas me acuerdo de la viña y los libros que dejé en el campo del tío Lázaro y de su perro el dormilón, probablemente el perro de vigilancia menos guardián y menos custodio del mundo –hbiera dicho mi tito con aquella pachorra de ironía. ¡Nada de casetas para perros, decía¡ ¡Los perros atados y a la puerta del cortijo y los artistas del cante jondo cada vbez tienen menos sitio en la que se avecina (al final ya próximo se a`puntó a esa frase.¡pa lo que se avecina¡ … y también esta otra: ¡pa la que se avecina, dame fino en medicina, mejó que er polifinilo¡ y levantaba su vaso de oloroso o manzanilla de San Lúcar y brindaba con los parroquianos exclamando: ¡Ar carajo los polifinilos¡ (El plástico, los polivinilos, eran la encarnación del mal futuro para mi tito, con aqel punto de intransigencia y de lucidez< y de cinismo propio de las almas infantiles o de los niños niñoides
tengo coherencia y me lanzo a la mar –no soy ni seré a mi edad persona de piscinas-, o tengo coherencia y me retiro a mi sillar sillón y punto en boca, o tengo coherencia y sigo tirando búsquedas a ciegas, esto es, tecleando en el buscador desabusado palabras que escribo con los ojos cerrados, dejando al venturoso azar que salude en mi nombre como nos recomendaban desde aquellos manuales de Educación Nacional Ubre das Gaistigas in der kunst.
Sigo con la velocidad de antes de que el Apolo apoleara en la luna y me pierdo en lo que una atinada bloguera -Manuela- postuló como galimatías de esencias profundas o algo así, pese a ser un campo en el que me presento con toda confianza, tal vez la única casilla que me queda, Y ENCIMA se oye a Fripp and Eno (sal de frutas del bosque).
Le hablaré de blog a blog, desde el café de pucherete and malta de mi abuela y sin mas fichas de control que las que nos regalaban para jugar en los billares en el bar de los billares por ir a por la barra de hielo que luego refrescaban los cascos de aquella cerveza malagueña y exquisita… ¡como dirían en los speakers del festival de eurovisión de aquellos años… ¡Ingalnd… ten points¡ ¡La France…. Ten points … Spain¡¡¡¡¡… two points¡¡¡… y todos aquellos pequeños cátaros nos levantábamos gritando gol como hay se grita gol en el campo de la Rosaleda del Málaga Club de Furbo: ¡Huuuuiiiiii¡ ¡Huyyyyyy¡¡¡….
Ya me volví a arquear. Terminando con el ultimo párrafo de su primer tabloide secuencial, como le decía,. Esto… ¡ah, sí, de blog a blog, y al fin y al cabo un blog solo es un blog, pero desde que le leo últimamente, empiezo a pensar que era demasiado hermoso cuando yo pensaba que efectivamenbte esto era así, sin sospechar la que nos ronda en Googlerías, oprque yo,bueno, ya lo sabrán si además de mi historial de fivhas de afectos negativops manejan la de afectos positifos, si es que creen que haberlos ahilos en este mundo terrible que como artista y como ciudadano me ha tocado, y del que me vine a refugiar ensalivando al darle al intro del buscar, pero ahora sé que era tan hermosa aquella NET … y sin embargo, ahora no sé que es mas coherente… en suma, creo, ceeo que todo este polifinilo ocurre porque hemos … hemos… el pecado, la serpiente… no, no, no, no quiero seguir alimentando mii historial, ya basta de gugleliadas, pensar que con estos pensamientos tal vez… tal vez se fabriquen alejandrinos los jefes de imagen de algún candidato, presentando un final de entrevista, de discurso o de respuesta de modo que parezcan los versos espontáneos de algún impostor impostado… me parece tan grotesco que sin duda dará para acabar siendo verdad real, no hay nada mas grotesco que un viejo jugando a tirarse a una piscina, saldría mudo y con el cuello roto, como e famoso pato de Verlaine… tal vez aún sigo creyendo demasiado en la poesía… fíjese, que es el único criterio al que accedo sin reparar en la regla capital de toda mivida y milagros: la coherencia.
La poesia –por su nulidad total- es mi música preferida, blancos o negros, siento a veces los gritos antes y otraas veces antes percibo los susurros… pero ahora resulta que mi lenguaje mecanico, mis metáforas gratuitas, mis cuentas absurdas… todo está siendo historiado y a lo peor acabo en un espontáneo alejandrino de sobremesa electoral...
¡AMIGO, CUÁN poética puede llegar a ser la vida, ni squiera alcanzo a imaginarlo¡


Post secuela.-Creo que tienes una intuición poética para abrochar tu esquela fuera de lo común en poésia –ahora hablando seriamente-. ¡Formidable, Marcelo, m impactó con la luz del día –anoche estaba hipermedicado de efectos secundarios de las pastillas necesarias, sin embargo-
Pero te digo, y lo repito : Solo un poeta en el mas poético sentido de la palabra, como dijo o quiso decir o yo creil oir decir anoche en sueños a Machado, es capz de un final tan podero poéticamente como este: tuyo que al final repito.
Te advierto que pienso postearlo como un regalo poético que me tomo la libertad de ofrecer a la inmensa minoría –habas contadas, tres o cinco, que de en venir a mi blof…
Vale esto dicho¡

ralmablogarte dijo...

Stimados Eno and Fripp:

La idea de actualizar un teorema de mi infancia –Gatiarquímedes-, vivaquearlo como androides y sumergirlo en un amniótico matricial muy preñado de vacío y de deseo ya es muy poderosa de partida, y ni les cuento si a más güasa la hacen desembocar en un estado de ánimo, un bolero, un acuario mental (Rodenbach)
Quede constancia que a mi leal entender la misma, en sus efectos colaterales, les salva y les vindica poéticamente frente a cualquier determinismo experimental…por otra parte muy legítimo.
Sincronías de Gatágoras: Creo que fue Manuela, ( mis respetos, señora, ) quien mencionó la palabra aquario hace unos cuantos posts. Magia potasia.

Comprendo que utilizar un acuario (¡miau¡) como cuerpo físico de los tropos simbólicos es una idea tremendamente sugerente (¡miau¡)
De otro lado, una proposición científica puede tener muchas respuestas literarias, pero en la algoritmia gatuna esto lo resolvemos los gatos con una cabriola, dos pingos y tres cañas –cerveza- a los chinos (ya saben, acertar el número exacto de monedas que los otros jugadores escondieron en sus manos).
Déjenme que les cuente un detalle mas: me conmueve como es el valor cuasi religioso –religere- que ustedes ambos atribuyen al bolero.
Lo cual, entre científicos (no olviden que soy Hopitágoras), aún eleva a xy(n) el valor resultante en paradoxa y el prodigioso azar de quien lanzó los dados (pongamos que hablo de ME).

Saludos de
Hopitágoras, para Fripp and Eno