27 jun. 2007

Aniversario del golpe / Coup d'Etat


Hoy se cumplen 34 años del golpe de estado en mi país. El 27 de junio de 1973, los militares, con la complicidad de esos civiles que nunca faltan, terminaron de apoderarse del país, transformándolo en territorio ocupado, la mitad de la población prisionera, una parte ignorante o indiferente y otra parte cómplice.
Mientras almorzábamos con mis colegas en "La Mesa Del Fondo", nos pusimos a recordar cómo nuestros padres y familiares nos transmitieron la sensación de tragedia que implicaba el golpe, la impotencia, rabia y pena.
En mi caso, recuerdo a mi padre (que jamás decía una palabrota) mirando por la ventana mientras pasaban militares. Yo tenía 6 años y me pareció curioso. Le pregunté de qué estaban hechos los cascos de los militares. Con mucha bronca contenida, me dijo: "De mierda, m'hijo... de mierda". Después de eso, algunas de mis maestras de escuela fueron encarceladas, algún padre de compañero de clase torturado y muerto.
Un colega recordó que el día del golpe, allanaron la casa donde estaban sus padres y sus abuelos. La familia estaba tan absorta en la TV y tan shockeada, que la negación primó. Los milicos entraron, revisaron la casa y se fueron sin que nadie les diera pelota.
Una colega recordó cómo el primer comentario de su padre fue: "No me pienso deshacer de los libros". Porque en esa época, cualquier libro podía ser calificado de "sospechoso", convirtiendo a su dueño en un "sedicioso" o "tupamaro" (equivalente a "terrorista"). Para los extranjeros, una aproximación puede ser la película "Estado de Sitio" de Costa Gavras.
Otro colega recordó que su hermano le pidió que pasara a levantar un grabador en la casa de un amigo. "Tocá en el apartamento 7," le dijo. Mi amigo, en ese entonces con 17 años, tuvo la mala suerte de tocar en el 9, donde vivía un policía. En 5 minutos, dos gorilas le hicieron entrar a un auto sin identificación, le amenazaron con "dejarlo flotando en el río", le detuvieron, citaron a su familia, que quedó automáticamente en categoría "sospechosa".
Otro colega contó cómo se vivió la cosa en el colegio al que iba. Se suspendieron unos días las clases y cuando se retomaron, mi amigo preguntó qué había pasado. El profesor dijo algo así como: "Lo que pasó fué...." y dió un golpe en el pizarrón. Estaba prohibido usar la palabra "Golpe de Estado". Igual el profesor (de "Educación Moral y Cívica") se empeñó en enseñar la Constitución. Mi amigo recuerda que en un momento se la olvidó en el salón de clases, y otro profesor salió diciendo: "alguien se olvidó de este libro de ciencia ficción en el salón".
Fueron muchos años de paranoia, miedo, prohibiciones, cazas de bruja, desapariciones, cárcel, torturas para muchos compatriotas. El resto sobrevivía como podía en un país ocupado.
Hoy, las encuestas dicen que para la gente, el factor decisivo en el golpe de estado fue: Estados Unidos (26%), la crisis económica (20%), la clase política (35%), los tupamaros (16%) y el contexto internacional (10%).
Diría que hay casi un consenso con respecto a que fue un politraumatismo en la historia del país, que requirió internación prolongada, cuidados intensivos y que comprometió la calidad de sobrevida.
En la foto: tanques rodean el parlamento.

7 jun. 2007

Lucía


Deambulando por el blog de Analía (ver enlaces) fui a dar con la página de dibujos de Lucía (ver enlaces). Quedé muy sorprendido por la calidad, arte y estética de los dibujos. Después me enteré que es alumna de la Alianza e intercambié algunos mails.
Les recomiendo el sitio de dibujos donde guarda algunas joyas.
Hay algo en la mezcla inocente/dark que lo hace sumamente atractivo. Quizás mi gusto por el manga cruzado con ciencia ficción me predisponga. Igual no es como cualquier manga, tiene algo de la estética de Ghost in the Shell no tanto por el dibujo en sí, sino por la atmósfera. En fin.... Muuuuuuuuucho talento.
Un saludo nerd para ella.

2 jun. 2007

A Scanner Darkly / Philip K Dick


Cada vez alquilamos menos DVDs. La Mula rinde bastante y nos mantiene con un stock abundante de cultura. Pero está bueno husmear de vez en cuando las estanterías. Uno se lleva alguna que otra sorpresa. En este caso, alquilé una película prometedora: A Scanner Darkly (creo que está traducida como "Una mirada a la oscuridad"). Keanu Reeves y Winona Ryder aseguraban cierto nivel. El estar basada en una novela de Philip K. Dick también. Uno de los puntos centrales es la existencia de una droga altamente adictiva llamada "Sustancia D".
Cualquier latinoamericano hace la asociación inmediata con la PBC (Pasta Base de Cocaína). Cualquier ciudadano del primer mundo hace la asociación inmediata con "la excusa para instalar un estado policial", por la exhibición que hace la película del uso de la tecnología para controlar a la población.
Luego de la película me quedé pensando varias cosas:
1. En Uruguay, la PBC se extendió como mancha de aceite entre las capas más pobres de la población (con un impacto algo menor en el resto de las capas sociales). A partir de la crisis financiera de principios de siglo, no paró de extenderse. Es barata, altamente adictiva, manejable en pequeños volúmenes. El mercado se vació de marihuana y la gurisada (la oferta regula la demanda) empezó a consumir PBC.
2. Trabajo en hospitales psiquiátricos. Todos quienes lo hacemos estamos sorprendidos de la invasión y sobrecarga de los hospitales psiquiátricos con jóvenes con un perfil similar: pobre, adicto y demenciado. El deterioro neurológico convierte a estos pacientes en una nebulosa de cuadros psiquiátricos (mezcla de psicosis, con demencia, con trastorno de personalidad, con adicto, etc.) que los hace muy difíciles de tratar. Supongo que el costo para el estado es alto.
3. En Uruguay somos tres gatos locos. Todos nos conocemos. Uruguay tiene menos de 3 millones de habitantes. La mayoría son viejos, un tanto son preescolares. Eso deja a una capa de potenciales consumidores de alrededor de 1 millón. De esos, unos 600.000 están en Montevideo y aledaños. De esos, uno 300.000 están en las zonas de más riesgo. De esos, unos 100.000 están en las edades de más riesgo. Si vamos acotando la población, nos quedamos con unos 30.000 de "alto riesgo". Quienes trabajamos en la periferia sabemos que es posible trazar un "mapa vincular" por lo que es fácil identificar "grupos de consumo".
4. No es difícil saber donde están las "bocas" (puestos de venta). En una época estaban señalizados con zapatillas deportivas atadas a las columnas frente a la casa del vendedor (a veces hasta 2 x cuadra).
5. La policía demostró cierta eficiencia a la hora de perseguir políticos opositores. Tiene experiencia en "inteligencia" generando bases de datos de personas (acá en una época los ciudadanos estaban clasificados en clases: A B y C, según su grado de complacencia con la dictadura).
6. En Uruguay, prácticamente el 100% de la población está registrada con un documento único (Cédula de Identidad) que tiene una foto, un número único y la huella dactilar.
7. Las zonas de mayor tráfico deben tener unos 4 Km2.
... y puedo seguir..... 8 9 10 .......
Para llegar a la pregunta del millón: ¿Porqué no se detiene la invasión?
Cualquiera sabe que es una droga distinta. Tengo conocidos que han consumido de todo un poco, no le hacen asco a nada. Sin embargo ellos mismos dicen que la PBC es "asesina" y hacen lo que pueden para mantener a sus hijos fuera. Para las leyes uruguayas da lo mismo que se trafique con marihuana, cocaína, heroína o PBC. ¿Porqué no hacer leyes diferenciales? ¿Porqué no legalizar la marihuana, por ejemplo?
El otro día miraba en Google Earth cómo se veían las flores del frente de mi casa.
Prueben ir hasta Colombia / Bolivia y cuéntenme si es o no es posible saber dónde están las plantaciones de coca. Se requieren 125 Kg de hojas de coca para hacer 1 Kg de PBC. Estamos hablando de unas cuantas hectáreas plantadas. Basta con fumigarlas con defoliantes (es un ejemplo radical, pero ayuda a enfocar).
Nuevamente: ¿cuál es?
Recuerdo la película Traffic en la que mientras un capo de la DEA luchaba contra el tráfico, su hija adolescente se prostituía para consumir. ¿Quién asegura a los que toman decisiones que sus hijos están libres?
En fin.... La película estaba buena.
En la foto: plantaciones de caña de azúcar y casas en Bella Unión vistas con Google Earth: