25 ago. 2014

Ferguson: periodistas en zona de guerra

Un periodista detenido (con las nuevas esposas para las masas de tipo precinto) le explica a un policía (con el nuevo look militarizado de la policía de Estados Unidos) como parar la grabación en la grabadora digital.
Escenas de este tipo parecerían sacadas de una de las tantas películas distópicas que andan por ahí (ver interesante lista).
Pero no: es es hoy, tal como lo reporta "The Intercept" el sitio web creado por Greenwald (el periodista que difundió la información proporcionada por Snowden).

24 feb. 2014

Venezuela '14

A raíz de una carta de una prima venezolana  de Drexler, se formó un ping-pong de comentarios en un post en facebook. Esta situación debe haberse dado con cada "compartir" de esta "noticia".

Desinformación: acción y efecto de procurar en los sujetos el desconocimiento o ignorancia y evitar la circulación o divulgación del conocimiento de datos, argumentos, noticias o información que no sea favorable a quien desea desinformar. Habitualmente se da en los medios de comunicación, pero estos no son los únicos medios por los cuales se puede dar una desinformación. Puede darse en países o sectas religiosas que tienen lecturas prohibidas, gobiernos que no aceptan medios de oposición o extranjeros, naciones en guerra que ocultan información. 


La desinformación campea en torno al tema Venezuela. La presa, regada con petróleo, se desangra. Sabemos que deben haber por los menos 3 "bandos". Los partidarios de la revolución bolivariana, la "derecha" (vinculado a clase alta y clase media, con el apoyo directo e indirecto de medios privados y de EEUU) y un grupo de "no alineados" que queda apretado al medio.

Propaganda: forma de comunicación que tiene como objetivo influir en la actitud de una comunidad presentando solamente un lado o aspecto de un argumento. La propaganda es usualmente repetida y difundida en una amplia variedad de medios con el fin de obtener el resultado deseado.

Que los intereses de las multinacionales al servicio de una concepción depredadora de su rol en el mundo ocasionan y aprovechan el caos, lo sabemos. Que el gobierno venezolano realizó reformas importantes en la estructura económica, social y política de una Venezuela hundida en la desigualdad económica, también es cierto. Hay buenos artículos (pongo este de ejemplo por tratarse de periodistas norteamericanos) que muestran el profundo cambio social y de democratización que impulsó inicialmente Chávez.

La cosa se pone turbia cuando los que protestan son estudiantes, cuando se filtra internet y cuando empieza a morir gente a manos de paramilitares (de uno y otro lado). Se pone peor cuando en las versiones para-oficialistas aparecen  como "estudiantes" en lugar de estudiantes (sin comillas).
Estas situaciones con más complicadas en el siglo XXI. Las redes sociales, manipuladas por quienes VERDADERAMENTE tienen los hilos, son los instrumentos ideales para desestabilizar gobiernos.
Atrás de la "primavera árabe", atrás de manifestaciones en Brasil, de algunas en Argentina, etc., había un componente de manipulación a través de Internet.
Sin embargo, el bloqueo de información por parte del gobierno venezolano existe y por una cuestión de principios, me opongo a cualquier bloqueo en el flujo de información.

Para peor, cuesta poco meter un infiltrado para romper vidrios y convertir una manifestación en un "acto de terrorismo" o "acto de vandalismo". Por eso cuando aparece un video como este (manifestantes en Venezuela que destrozan una parada de metro), uno no sabe si son "fascistas que desestabilizan", "estudiantes que se van de mambo" o "infiltrados que desvirtúan una manifestación".
Por otro lado, hay imágenes que están difíciles de sostener (ejemplo) para las versiones oficiales.

No hay que ser bobos: a esta altura está recontra estudiado cuánto hay que tirar de la piola para que el barquito se sacuda. El dato: no hace falta mucho para mover el bote. Venezuela es una presa deseada por las multinacionales y van a hacer cualquier cosa para conseguirla, pero nada justifica usar métodos de corte fascista en la defensa de un proyecto.

La cosa se pone peor, cuando las opiniones que están en contra de la expectativa de uno de los grupos en cuestión, generan respuestas cargadas de emotividad. En la jerga del manejo de información se llama "groupthinking". Es interesante la lista de síntomas del "group thinking". Si en algún momento estamos parados ahí, es hora de correrse:
    • Ilusión de invulnerabilidad
    • Creencia incuestionable en la moralidad inherente al grupo
    • Racionalización colectiva de las decisiones del grupo
    • Estereotipo compartido de miembros de fuera del grupo, especialmente de oponentes
    • Autocensura; miembros que evitan hacer críticas
    • Ilusión de unanimidad
    • Presión directa a quienes se opongan a conformarse
    • Miembros que protegen al grupo de información negativa
Por eso hay que intentar mantener a toda costa apertura en las discusiones del tema. Sabiendo que la guerra de la información no es una improvisación, es una técnica más de guerra: