19 abr. 2007

Eric Laffoon


Cuando me pongo a programar soy una especie de ninfómana insaciable atrás de lenguajes de programación y entornos de desarrollo. Como estuve programando de forma estable en PHP, anduve probando varios entornos (IDEs) para programar. Después de probar casi todo lo que anda en la vuelta, terminé usando Quanta Plus. Fascinado con cómo estaba organizado el programa, pensé en darme una vuelta por el sitio oficial. Ahí me entero de la existencia del líder del proyecto, un gringo de lo más peculiar. Por un lado es líder de un proyecto de software libre que generó un excelente producto que costaría cientos de dólares si fuera a comercializarse y por otro lado, como medio de supervivencia, tiene un negocio muy peculiar. El tipo, con su familia y socios, planta algo que se llama catnip, que es una planta que estimula el sistema de feromonas de los gatos, produciendo un estímulo levemente euforizante y lúdico, similar a la marihuana. Este efecto no es en el 100% de los gatos y es hereditario. Con esa planta se fabrican juguetes. Así que cada vez que se compran los productos de "kitty Hooch", un pequeño porcentaje va para el desarrollo de Quanta. Quanta, por supuesto, es gratuito. Si ustedes tuviesen una idea de lo complejo que es crear un programa como Quanta, pensar que nadie quiera lucrar con eso sería más difícil de entender. Pero el hemisferio norte es así. Tienen unos líderes detestables y un pueblo del que tendríamos que aprender unas cuantas cosas.
Desde entonces y por un rato, dejé de ser una ninfómana y solo programo en PHP usando Quanta Plus.

2 comentarios:

mincha dijo...

mire doctor,a veces me siento como el paisanito que llevo una carta al correo y habia escrito en el sobre:"pa mama".Pero increiblemente en su lenguaje informatico empiezo a buscar cosas y aprendo algunas muy interesantes.Marce sigues siendo mi escritor predilectoy Mariana mi escritora predilecta,Te quiero muchachito rebelde y gracias por dejarme entrar en vuestro mundo.

Mariana Porta dijo...

Entiendo lo que te pasa, Mincha. Yo que lo tengo al lado no puedo seguirlo muchas veces de lo rápido que va en descubrimientos, investigaciones y construcciones. Tiene esa cualidad del que lleva el farol en un camino que hay que hacer a campo traviesa. Eso si uno quiere zafar del consabido senderito marcado .