15 abr. 2007

Occidente y bloopers

En una semana, dos eventos mediáticos colocan a occidente a la altura de la víctima de un blooper. Por un lado Pelosi, una líder demócrata, visita Siria contra todo "consejo" de sus colegas. Eso en sí no es malo. El blooper aparece cuando el presidente sirio aparece frente a cámaras como un educado aristócrata, refinado político y anfitrión afable, mientras que la gringa, en un típico traspié imperial, come dátiles (como diciendo: "toda la vida los comí en Oklahoma") y después no sabe donde poner los carozos. Se van a ver en problemas para demonizar a este hombre. Más allá del carozo, por primera vez en mucho tiempo aparece una fisura en la política exterior imperial, hasta ahora monolítica. Los medios "oficiales" no tuvieron piedad y se pusieron histéricos.
El segundo blooper (aunque anterior) fue la liberación de los presos británicos, en la que el presidente iraní se las arregló para estar frente a cámaras de CNN en vivo durante un tiempo considerable con un mensaje a occidente con ribetes paternales y condescendientes. Mal, mal, mal. El tipo los pesca in fraganti, suelta a los soldados "de regalo" (supongo que no tendrá nada que ver la liberación de iraníes capturados en Iraq). La prensa nuevamente se puso histérica y es divertido ver los vericuetos que dan para "demostrar" que esto representa una "derrota" para Mahmud Ahmadineyad. Los marineritos admitieron que violaron el territorio, pidieron disculpas, agradecieron frente a cámaras los buenos tratos y se tomaron el avión.
Internet se inundó de información sobre Irán con muchos testimonios que apuntan a mostrar la vida cotidiana y el lado humano de ese país. Con música de Cat Stevens, también conocido como Yusuf Islam.
Mientras tanto, hay ejército gringo al oeste (Iraq), al este (Afghanistán) y al sur (la flota en el Golfo Pérsico). Veremos, dijo Lemos.

No hay comentarios.: