15 jun. 2008

Ridiculo intergeneracional

Después de la mudanza, cuando se retomaron las rutinas del hogar, pude volver a las conversaciones sobre las rutinas de mis hijos. Abril me volvió a asombrar con una andanada de anécdotas del estado de cosas en su colegio. En especial se despachó contra lo que sucede en las clases de educación sexual. Por ejemplo: van a ver diapositivas en un cuarto que dice "Prohibido entrar", lo que sumado a la oscuridad y la torpeza de la docente con las diapos, genera un clima de joda total. El problema es que las docentes se toman muy en serio la educación sexual y la risa, por algún oscuro motivo(que me remite al personaje Jorge de "El nombre de la rosa"), no está bien vista (imagínense ver algo sobre sexualidad en la escuela con 10-11 años en nuestra época).
Pero lo que más me maravilla es el ingenio de los gurises que continuamente dejan en muy mala posición a los adultos.
En una oportunidad, iban a recibir una clase sobre preservativos. Con toda el sarcasmo que corresponde, decía Abril que no pueden hacerlo llevando un choclo (si, un choclo) y no llevando preservativos (acuérdense que la risa no está bien vista) debiendo hacer toda la gestualidad correspondiente.
También me mató un compañerito suyo que ante la tarea asignada de hacer una redacción, relató sobre sus andanzas cuando era un espermatozoide. La reacción de la maestra no fue, digamos, un reforzador positivo. Luego de la experiencia, su amigo comentaba: "y eso que fui modesto y hablé solo de una mitad de mí".
Claramente el nivel de comprensión y abstracción de los gurises supera al de los docentes, quienes aferrados a un esquema ya perimido intentan enseñar a una generación que va mucho más rápido en algunas cosas y más lento en otras. El problema no es que los docentes sean burros (todos podemos ser burros en algún área), sino que no tienen conciencia del déficit.
Como decía otro amigo de Abril: "No seas malo, viejo! A cualquiera le da cosa hacer una sopa de letra con las palabras pezón, aréola y mama."

5 comentarios:

mreina dijo...

Desde mi punto de vista, estos temas habria que hablarlos con luz y en un dialogo abierto con los chicos. En España triunfa un programa radiofonico donde los chavales preguntan y se les responde abierta y claramente. Eso si,el que trata de responder se "expone" y la mayoria de los docentes basan su autoridad en certezas que a los chicos no engañan.

Marcelo Escobal dijo...

Igual, por suerte, los gurises van rápido y captan lo absurdo del sistema. La pena es la generación previa que aún no entiende al mundo de hoy.

romi dijo...

hola. con toda la crítica que se merece esa profesora -lo de la zanahoria me mató- y el sistema que sostiene tremenda pavada, en españa, primer mundo y todo eso: en una reunión de la asociación de padres de una escuela pública -supuestam. lo más "progre" de la escuela- planteo un taller de sexualidad para los niños de 11 y 12 años. respuesta de la presidenta: "yo no le enseño porquerías a mi hijo".

ot: me gusta tu blog, mucho, me siento "pintada" en la descripción que haces al inicio. yo no era fronteriza, pero era del campo. ahora vivo en españa. saludos, romi

Marcelo Escobal dijo...

Supongo que el tema globalizacion tiene esas cosas (paralelismos intercontinentales). Uruguay pasó por un proceso similar a España (dictadura -> destape -> tape mezclado con destape). Me pregunto si esto persistirá una generación más. Gracias por los comentarios

Anónimo dijo...

marce ese relato de abril y sus amigos,encierra una critica cierta,pero lo que me impacto fue le sencillez del relato y el enorme caudal de ternura que el encierra.Genio me inclino ante tu amor.mincha