29 abr. 2006

El bar

A veces me parece que mi vínculo con la informática es como el del parroquiano con su bar. Me apoyo en el teclado como si fuera la barra, agarro el mouse como si fuera el vaso y le pido al cantinero (la CPU) que sirva otro. Otro sitio web, otro lenguaje de programación, otro concepto abstracto, otro simulacro. Esta vuelta el disk-jockey se luce con una selección en mp3 con Dead Can Dance, Cocteau Twins y Brian Eno. El boliche perfecto, en entorno Linux.

No hay comentarios.: